jueves, 21 de febrero de 2013

No eres otro príncipe azul (I'm Yours, de Jason Mraz)

No pensábamos que ocurrirían la mayor de las desgracias. Pero pasaron, ocurrieron. Te necesito para vivir, eres mi droga y ahora soy como el heroinómano al que acaban de desenganchar por obligación.
No quiero irme de tu lado, pero nos arrastran. Nos llevan en direcciones opuestas casi inconscientemente. No saben de nuestra existencia pero aun así, se las arreglan para separarnos. A veces con pequeñas cosas, otras con esos grandes detalles que siempre duelen. Porque causan ese efecto, a mi me duelen. El simple hecho de no poder estar contigo de la manera en que me gustaría, me hiere.
¿Qué hubiese pasado si no nos hubiéramos conocido?
Yo sería de esas chicas que solo encuentran el amor en los libros y que hasta ahora le había jugado malas pasadas.
Tú serías de esos chicos que nunca han probado el verdadero amor y que piensan que es algo pasajero.
Renuncié al placer de enamorarme porque en todos mis amores acabé perdiendo. Cuando tu me lo ofreciste sentí de nuevo ese terror a sufrir por amor. Me negué a volver a pasarlo y te rechacé, sin hacer caso a lo que empezaba a nacer en mi. Al poco me di cuenta que eran de verdad, que eran reales las promesas que me decías, que no eras como los demás. Pero en todos mis fracasos me había confiado y ahora no me podía permitir confiar en ti. Así que me cerré, me cegué en banda a lo nuestro. Fue la peor decisión de mi vida. Pues si lo que evitaba era estar pasándolo mal, no lo había conseguido. Ninguno estábamos conformes. Y entonces me di cuenta que mi desconfianza no era razón suficiente como para privarme de ti.
Ahora que estamos juntos, que ya ha pasado tanto tiempo desde que decidí a abrirme, solo me queda decirte gracias, amor, gracias por insistir. Buscaba a mi príncipe azul aun sabiendo que éstos siempre se van. Por suerte te encontré a ti, y eres mucho mejor que todos los príncipes azules que he conocido. Has logrado hacerme feliz en un sentimiento que no me ha mostrado su mejor cara, y por eso solo me queda volver a decirte gracias.
Por mucho que intenten separarnos, por muchas desgracias que se nos crucen, se que estando contigo se pasarán rápido.
Te debo todas y cada una de mis sonrisas.

19.AAD

martes, 12 de febrero de 2013

just a bad day

Hoy es uno de esos días en que me odio más de la cuenta y quiero desaparecer del mundo en este mismo instante.

sábado, 2 de febrero de 2013

¿Te imaginas?, (Tanto, de Pablo Alborán)

Me imagino despertando una mañana y descubrir que dormí a tu lado. Me imagino alargando la mano hacia ti para quitarte un mechón de la cara y sonreír, feliz de estar por fin contigo. Acariciarte la mejilla despacio, esperando que no te despiertes. Porque aun tendría el miedo de que al despertar te des cuenta de quien está a tu lado y te arrepientas. Así que haré lo posible por estar contigo mientras duermas.
Imagino que me levantaré silenciosamente de la cama, cuidándome de no hacer mucho ruido. Apoyando los pies descalzos sobre el suelo y caminar hasta el balcón. Al salir, hace frío, pero solamente me apoyo sobre la barandilla para mirar la ciudad que se expande bajo mis pies. Esto es como un sueño cumplido, un sueño que se hace realidad después de tanto tiempo. Porque han tenido que pasar años para que se cumpla.
Imagino que cierro los ojos, escuchando solamente los ruidos de la ciudad. Recordaré aquella vez cuando años atrás me preguntaste adonde deseaba viajar, cual era mi destino favorito. Y al contestar, me prometiste que iríamos juntos, que pasearíamos por las calles de la mano. Que desayunaríamos en la cama tostadas y café mientras veíamos películas en blanco y negro.
Entonces, noto unas manos que me rodean por la cintura. Me sobresalto, no te escuché venir. Me besas en la mejilla y me dices al oído <<Buenos días, Princesa>> . Giro la cabeza en tu dirección y te miro, consciente de que por mucho miedo que tenga, no voy a perderte. Te beso rápidamente en los labios, apenas un roce, y apoyo mi cabeza en tu hombro.
Imagino que nos quedaremos allí minutos, horas, parados mirando la ciudad de las luces.
Sonrío una vez más, cumplimos nuestra promesa. Al final si pasó París.

19.AAD