viernes, 29 de noviembre de 2013

Es muy triste

Es muy triste. Mirarte a los ojos y saber que tenés el alma muerta por dentro. Muerta, consumida, quemada. Está reducida a un montón de cenizas, gris, seco, tan pequeño que cabe en las manos.
Es tan triste. Verte así, encogiéndote en ti mismo en un rincón. Escondiéndote bajo la cama al más mínimo atisbo de vida, al más mínimo latido que sentís en el corazón.
Es tan triste.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Después de un Tiempo

No me gusta. No me gusta verte como alguien a quien dejar de hablar, a quien pensar en él como el pasado. Sí, cierto que ya no es como antes, que buscamos cosas distintas y que mantener una conversación civilizada es imposible. Sé que durante un tiempo esto será así. Un tira y afloja constante. Y lo más extraño, es que aunque todo sea distinto ahora en mí, aunque ya no sienta lo de antes, sigo sin saber describirlo con exactitud. 
No sé como justificarme, explicarte y disculparme. Por lo que estoy haciendo y por lo que hice. Pides que te entienda pero esta vez yo también necesito que me entiendan. Y ahora trataré de hacerlo con claridad. 
¿Te acuerdas de como era antes? Yo sí, me acuerdo. Quizás más de lo malo que de lo bueno, pero soy consciente de que los buenos también estuvieron. Sonrío cuando recuerdo las horas al teléfono, las charlas eternas y las horas juntos. Sonrío cuando leo de nuevo las cosas que te escribía, cuando escucho las canciones y pienso: ésta se la dediqué a alguien. Sí, hubo momentos muy lindos. 
Pero también hubo feos.
Hubo peleas y lágrimas y gritos y tardes en las que nos ignorábamos por completo. Hubo muchas lágrimas y suplicantes perdones. Hubo límites traspasados, aposta o sin darse cuenta, pero los hubo. 
Tú me dices: no importan las peleas, no importan; lo que importa es que nos queremos y con eso basta. 
Sabes que a mí eso no me basta. Sí que importan las peleas, importan mucho. Importan porque con las peleas hay gritos, hay palabras que duelen y frases de las que arrepentirse. Hay lágrimas y hay odio y enfado en medio. Y no es raro ni malo eso en el amor, no lo es. Lo malo es cuando hay demasiadas y dura demasiado tiempo. Se pasa mal, muy mal. Y amor no es pasarlo mal.
No creo que llegues a darte cuenta de cuanto eso me ha afectado, y de la magnitud de... sensaciones reprimidas mes tras mes, pelea tras pelea. Sé que serás incapaz de entender eso porque no puedes meterme en mi piel y en mi mente ahora. 
Creo que eso fue el detonante, lo que poco a poco empezó a marchitarlo. Admítelo, nos queríamos pero nos llevábamos mal. Y contra eso, no hay nada que lo arregle. 
Ahora... ahora se siente mejor. Me despierto puede que ya no piense si hablaré o no contigo, si nos pelearemos hoy, si será un día lindo entre nosotros. Puede que no esté con nadie ahora. Puede que mi corazón esté sin dueño en estos días. Pero ahora soy feliz. Soy feliz porque me di cuenta de que aunque la decisión fue dura, hice bien. Y aunque unos días sean peores que otros, me gusta porque ya no siento ese nudo en el corazón. No siento... nada. Me siento más libre, más ligera. Siento que la risa sale más seguido y con más facilidad, como los primeros meses. Siento que tengo menos de lo que preocuparme. 
Fuiste muy importante para mí. Me cambiaste, me hiciste mejor. Y aunque ahora estés sufriendo, algún día te acostarás y pensarás: vaya, llevo ya un buen tiempo sin pensar en ella. Y todo se hará más fácil. Y podrás seguir con tu vida. Y salir más. Y conocer a más gente. 
Quizás después de mucho tiempo podamos volvernos a hablar.

martes, 19 de noviembre de 2013

Escrito #10

Hubo un tiempo en que nada pasaba. En que los buenos ratos duraban mucho y los malos se pasaban jugando. Hubo un tiempo en que los juegos sólo eran juegos, la escuela era fácil y las tardes totalmente libres. No hace mucho podías levantarte a las ocho de la mañana, sin prestar atención a la ropa que escogías ni si quedaba muy bien o muy mal, porque eso no importaba. Eras la que mejor saltaba a la comba, quien más veces ganaba al escondite... Y el amor era tan simple. Era un amor sincero e inocente. Sin roces, ni besos, ni caricias, ni peleas.
Ahora todo pasa. Los buenos ratos se turnan entre clase y clase, entre horas de estudios. Los malos ratos son un drama y parecen que jamás tendrán solución. Los juegos son cosa de niños, es más fácil quedarse sentados en el banco hablando y aparentar ser más maduros. El instituto es insoportable si no te gusta y complicado si te las apañas. Y las tardes... no hablemos de tardes. Tardes libres son las del sábado o el domingo, que puedes salir y estar con gente; los demás días de la semana con suerte pisas el mundo exterior. Y ¿Cómo vas a levantarte tan tarde? Si tienes que ducharte, peinarte, y decidir que ropa llevar puesta. Porque, claro, tiene que combinar, y maquillarte si te sobran cinco minutos. Porque tienes que lucir bien, arreglada, como una chica normal.
Eres o el más guapo de la clase o el más feo. El más listo o el más tonto. Pero no quieras ser listo, porque sino se acobijan en la hipocresía. Se ríen de ti por gastar tu tiempo estudiando, pero después te suplican ayuda en los exámenes, no vaya a ser que suspendan.
El amor es complicado. Muchas vueltas, mucho lío. Que si a B le gusta A pero a A le mola C. Y cuando dos de ellos salen juntos, se aman hasta la muerte para después engañarse una noche de borrachera, y odiarse después de cortar. Las amigas de la chica están en contra del ex y los amigos del novio creen que ellas son unas crías. Y hay tantas formas de llamar al amor, tantas maneras de definirlo y tantos líos para que ocurra. Que si solo te gusta, que si lo que sienten ya no es lo mismo, que si te gustan más de uno a la vez o si directamente pasas de ese rollo de tener novio y directamente quieres divertirte una noche.
Cómo ha cambiado todo. No sé porque ahora los niños crecen tan rápido. Yo creo que cuando llegan a la adolescencia se dan cuenta y se preguntan ¿por qué no jugué más? ¿Por qué no disfruté más tiempo de los parques, de las horas libres?

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Escrito #9

¿Por qué es tan difícil ahora? ¿Por qué? ¿Por qué te atreviste si quiera a pisar mi vida, mi consciencia, mi mente? ¿Cómo tuviste el valor de dejarme tus recuerdos? Soy yo la que tengo que barrerlos ahora, soy yo la que tengo que guardarlos, esconderlos. Soy yo... Soy yo quien ahora debe olvidarte, porque o te olvido o no conseguiré avanzar lo suficiente. 
Tracé toda una vida contigo. Te cedí todas mis noches y fueron tuyas cada una de mis lágrimas y mis sonrisas. Y escribí. Llené líneas y líneas con mis palabras, con tus palabras. Cada una de ellas pensando en ti. Pero la tinta se fue borrando. Y ahora son ilegibles, incomprensibles, todas aquellas palabras que en su día te escribí.
Te guardé rencor. Lo admito. Es cruel, lo sé. Pero no pude evitarlo. Supongo que todo se fue acumulando, hasta que un día estallé y ya no pude verlo todo de la misma manera. Los te quiero perdieron significado. Los te amo ya no existían. Y me di cuenta de lo que antes movía la máquina que es mi corazón, ni si quiera lo hacía latir desenfrenado. Ya no. 
Pero ahora que la rabia se ha disipado, me doy cuenta de algo más. 
Para ti también es difícil. Yo me atreví a entrar en tu vida, a regalarte recuerdos que ahora tampoco te sirven. Te esfuerzas por guardarlos, esconderlos, por barrerlos debajo de la alfombra. Te esfuerzas por convencerte de que yo jamás existí.
-Convirtámosle en pájaro. -Dijiste. -Démosle alas para que pueda volar. Sólo entonces podrá huir lejos y descansar por fin en paz.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Poesía

Siempre deseé escribir poesía. Es para mí la manera más pura de expresar un sentimiento. Es tan bella y hermosa en todas sus formas... Tan linda, tan limpia... Nadie puede corromperla. Puedo ver con ella las lágrimas que se evitó caer de los ojos y la sonrisa que no se logró reprimir. Se lee, se siente tanto, se entiende de tantas formas distintas...
Algún día seré como Bécquer o como Mario Benedetti. Los leo y da la sensación de cuan rápido surgieron de su pluma esos versos. Para ellos debió de ser tan simple escribirlas, tan simple como a mi me resulta escribir. Con todos esos versos y la música de sus rimas. Esas palabras bonitas y sencillas.
Algún día escribiré poesía.

<<Los suspiros son aire y van al aire!
¡Las lágrimas son agua y van al mar!
Dime, mujer: cuando el amor se olvida
¿Sabes tú a donde va?>>

lunes, 4 de noviembre de 2013

XXI

¿Qué es poesía? dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... eres tú.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Eileen

Negrura. Oscuridad. Vacío. Simplemente, nadie. Una radio suena desde lejos, casi inexistente, como un susurro lejano. Los coches pasan, la gente camina, el viento le roza los brazos, las piernas, le despeina el pelo. Mechones que le tapan los ojos, que le hacen cosquillas en los hombros. Gotas que caen del cielo, que se deslizan desde su frente hasta caer por la barbilla. Y frío que ni siquiera siente, calor que le quema por dentro. Alza la cara hacia el cielo cubierto de mil y una nubes grises. La lluvia le moja el pelo, se desliza y cala su ropa. Aun con los ojos cerrados, siente como por fin es libre. Sus pies descalzos juegan con las hebras de hierba. Y en un suspiro abre los ojos.
Él sigue allí y le mira. Le tiende su mano desde el portal y ella se la coge. Libre. Libertad. Su corazón latía con fuerza, constante. Sus ojos se acostumbran a la luz del exterior perdiéndose en los suyos. Azul. El azul de un basto océano. Se ve reflejado en ellos, y sabe que ya no es la misma. Pálida, a punto de romperse. Cristal oscuro lleno de grietas. Pero sabe que por dentro se ha hecho más fuerte. Hielo, vidrio impenetrable. Transparente, sobretodo transparente, por dentro y por fuera.
-Eileen. -le llama él.
Y su voz le suena a dulce. Tiempo interminable sin oírla... ahora parece mucho más corto. Enreda sus dedos entre los suyos sin dejar de perderse en cada una de sus pestañas.
-Te he echado de menos -le susurra, acercándose a sus labios.- Lo siento.
Pero ella no tiene tiempo para discutir con él. Después de tanto tiempo, después de todas aquellas horas, se he dado cuenta de que si alguien tenía la culpa de todo, no era él. Se pone de puntillas y le besa. 

viernes, 1 de noviembre de 2013

Escrito #8

No. Este es MI sitio. Aquí me desahogo, aquí me libero. Es mi pequeño rincón secreto, mi único lugar en el mundo, mi Ninguna Parte. No voy a privarme de escribir algo por miedo a que tú me lo leas. No. Yo escribo por necesidad, no para agradar, así que de ahora en más esto se va a convertir en mi diario, en mi pequeño trozo de universo, sin ningún temor a lo que puedas llegar a leer. 
Es mi medicina, mi sustento, mi psicólogo. Con el bolígrafo revelo lo que oculta el corazón. Es mi segunda manera de hablar, de comunicarme y expresarme. Escribiendo soy lo que siempre quise y quiero ser. Puedo convertirme en lo que sea y en quien sea... y los únicos límites son los márgenes del papel.
Si tan importante es esto no pienso silenciarlo.
Porque ¿quién eres tú sino un mundano incapaz de expresar lo que siente con palabras?

Ella

Sonríe. Siempre sonríe. Luce bien, guapa, risueña, feliz. Ve la vida con la realidad que se merece, pero aún no sé si sueña con otra distinta, más irreal, más hermosa.
La conozco, creo conocerla. Lee pero no se enamora de los personajes, no se ancla a ellos, sólo disfruta de las líneas, de la hermosura de esas palabras unidas.
O eso creo saber.
Es sociable hasta un punto en que la envidio. Con que facilidad se le hace conocer gente, con que facilidad se abre y enseña a los demás su forma de ser.
Pero llora. En silencio. Llora con lágrimas silenciosas. Y no lo cuenta, no lo dice, no lo muestra. Llora entre sábanas y a oscuras, ahogando los sollozos con los cojines.
Con el tiempo aprendí a verla de otra forma. A descifrar en su mirada cuando algo iba mal. Pero no me acercaba, no le decía nada. No hice ningún esfuerzo por ayudarla.
Con el tiempo, aprendí que lo que ella necesita, es estar sola.

♥ ☮ Little Bird, Ed Sheeran ☮ ♥




If we take this bird in
With its broken leg
We could nurse it
She said

Come inside
For a little lie down with me
If you fall asleep
It wouldn't be the worst thing
But when I wake up
Your make-up is on my shoulder
And tell me, if I lie down
Would you stay now
And let me hold you?

But if I kissed you
Will your mouth read this truth
Darling, how I miss you
Strawberries taste how lips do
And it's not complete yet
Mustn't get our feet wet
Cos that leads to regret
Diving in too soon
And I'll owe it all to you
My little bird
My little bird

If we take a walk out
In the morning dew
We could lay down
So I'm next to you
Come inside
For a little home-made tea
If you fall asleep
Then at least you're next to me
And if I wake up
You see, it's late, love
Go back to sleep
I'm covered by nature
And I'm safe now
Underneath this oak tree
With you beside me

But if I kissed you
Will your mouth read this truth?
Darling, how I miss you
Strawberries taste how lips do
And it's not complete yet
Mustn't get our feet wet
Cos that leads to regret
Diving in too soon
And I'll owe it all to you
My little bird
My little bird

And of all these things
I'm sure of
I'm not quite certain
Of your love
And you made me scream
But then I made you cry
When I left that little bird
With its broken leg to die

But if I kissed you
Will your mouth read this truth
Darling, how I miss you
Strawberries taste like lips do
And it's not complete yet
Mustn't get our feet wet
Cos that leads to regret
Diving in too soon
And I'll owe it all to you
My little bird
My little bird
You're my little bird