martes, 30 de diciembre de 2014

Un brindis y Feliz Fin De Año.


  1. Un brindis por la sonrisa que oculta las lágrimas.
  2. Un brindis por aquellos que ya no pueden brindar con nosotros.
  3. Un brindis por los que se atreven a alzar la voz.
  4. Un brindis por los "quédate un ratito más".
  5. Un brindis por los recuerdos.
  6. Un brindis por el camino que hemos dejado atrás.
  7. Un brindis por el camino que aun nos queda.
  8. Un brindis por los amigos, los que fueron, los que son, y los que serán.
  9. Un brindis por las noches en que soñé contigo.
  10. Un brindis por las veces que pronuncié tu nombre, aun cuando tú no estabas cerca.
  11. Un brindis por el caos que ordena mi vida.
  12. Un brindis por los problemas, qué les vamos a hacer, sin ellos la vida no tendría gracia.
  13. Un brindis por las frases lindas. 
  14. Un brindis por los que no hemos perdido la esperanza.
  15. Un brindis por las costuras que nos han remendado el corazón.
  16. Un brindis por las oportunidades perdidas.
  17. Un brindis por las decisiones, buenas o malas.
  18. Un brindis por el arte de robarte besos.
  19. Un brindis por la prosa y el verso.
  20. Un brindis por los que esperan. 
  21. Un brindis por esa tarde en la que decidí hacerle caso al corazón y no a la razón, y desde entonces estoy contigo.
  22. Un brindis por las recompensas, que siempre llegan.
  23. Un brindis por los sueños que sobrevivieron al desgaste de la espera. 
  24. Un brindis por todos aquellos que tienen el corazón triste. 
  25. Un brindis por los que están lejos.
  26. Un brindis por los comienzos.
  27. Un brindis por los finales.
  28. Un brindis por las llamadas a altas horas de la noche.
  29. Un brindis por las cartas que nunca llegué a enviarte.
  30. Un brindis por las promesas rotas.
  31. Un brindis por la felicidad del que llora.
  32. Un brindis por todos y cada uno de los soñadores.
  33. Un brindis por los esnifadores de libros. 
  34. Un brindis por los que escriben poesía en las paredes.
  35. Un brindis por las flores que crecen en las grietas del asfalto. 
  36. Un brindis por la luz de sus ojos.
  37. Un brindis por el estruendo de su sonrisa.
  38. Un brindis por la canción que son sus besos. 
  39. Un brindis por los días de lluvia.
  40. Un brindis por la filosofía del vive y deja vivir.
  41. Un brindis por los días buenos.
  42. Un brindis la nostalgia y la añoranza.
  43. Un brindis por tus vicios, por mis vicios.
  44. Un brindis por aquel libro que me hizo llorar por primera vez.
  45. Un brindis por la familia.
  46. Un brindis por mi hermana, por haberse convertido en mi amiga.
  47. Un brindis por esas amistades que no sabes cómo llegaron, pero siguen ahí.
  48. Un brindis por el silencio que dejas cuando te vas.
  49. Un brindis por las cosas que ocurren sin explicación.
  50. Un brindis porque mis sueños sólo son buenos cuando estás en ellos.
  51. Un brindis por el karma, que se ha olvidado de unos cuántos que han obrado mal.
  52. Un brindis por el miedo a perderse, a perderte, a perdernos.
  53. Un brindis porque todavía sigues leyendo.
  54. Un brindis por las cosas simples.
  55. Un brindis por este amor, que aún no mata.
  56. Un brindis por los que arrancan gemidos en vez de llantos.
  57. Un brindis por la Navidad que ya no importa, y por aquellos que inexplicablemente mantienen la ilusión.
  58. Un brindis por los que a pesar de todo no guardan rencor.
  59. Un brindis por las primeras y por las últimas veces.
  60. Un brindis porque todo se acaba, pero nos esforzamos para que lo que tenemos perdure.  
  61. Un brindis por esas sonrisas que te hacen sonreír.
  62. Un brindis por todas aquellas personas que lucharon, pero perdieron la batalla.
  63. Un brindis por esos pechos que sirven de almohada.
  64. Un brindis por la esquina de los labios y el hueco de las clavículas.
  65. Un brindis por esta sociedad que está tan equivocada.
  66. Un brindis por todo lo que dejamos por la mitad.
  67. Un brindis por lo que callamos.
  68. Un brindis por esas mentiras que endulzaron no sólo nuestros oídos sino también nuestro corazón
  69. Un brindis por los mal pensados. 1313
  70. Un brindis por las estrellas.
  71. Un brindis por todos aquellos que nos rechazaron alguna vez.
  72. Un brindis por vos, que te fuiste sin avisar.
  73. Un brindis por las palabras que jamás me atreví a decirte.
  74. Un brindis por cada abrazo que me diste.
  75. Un brindis por el esfuerzo, por el trabajo.
  76. Un brindis por esa canción.
  77. Un brindis por spotify y sus listas de reproducción según tu estado de ánimo. 
  78. Un brindis por el último día que estuvimos juntos.
  79. Un brindis por tu lado de la cama.
  80. Un brindis por aquella camisa que aun guarda tu olor.
  81. Un brindis por los que nacimos en los noventa.
  82. Un brindis por los hipócritas, sin vosotros la vida sería demasiado sencilla.
  83. Un brindis porque te caíste, pero te levantaste.
  84. Un brindis por ese amor que permanece aún más vivo que nunca.
  85. Un brindis por esas personas que están en las buenas y en las malas.
  86. Un brindis porque a veces te pienso sin querer.
  87. Un brindis por los finales inevitables que llevaron a comienzos imposibles.
  88. Un brindis por la desconfianza.
  89. Un brindis por los despertares que tenemos pendientes.
  90. Un brindis por los besos que se roban en los cines.
  91. Un brindis por los que se quedaron atrás.
  92. Un brindis por las risas que nos hicieron llorar.
  93. Un brindis por las veces que dijimos que este año sería mejor y no se cumplió.
  94. Un brindis porque amo escucharte.
  95. Un brindis por los estudios que te impiden leer más libros.
  96. Un brindis por esa imaginación incontrolable.
  97. Un brindis por los rebeldes.
  98. Un brindis por todos los escritores que crearon esos personajes que se anclaron a nuestro corazón.
  99. Un brindis por ese apoyo que se volvió mundial.
  100. Un brindis por Tumblr.
  101. Un brindis por los chilenos que llenan Tumblr.
  102. Un brindis por los que llegan tarde. 
  103. Un brindis por las musas.
  104. Un brindis por ti, que eres mi musa, mi fuente de inspiración.
  105. Un brindis por los actos de amor.
  106. Un brindis porque aún me desatas a suspiros.
  107. Un brindis por Bécquer y su amor imposible.
  108. Un brindis por la imagen que nos devuelve el espejo. Sé que en el fondo no lo haces con mala intención.
  109. Un brindis porque leo y releo con ansias cada palabra que escribes.
  110. Un brindis por todas las historias que me quedan por escribir.
  111. Un brindis por los desastres.
  112. Un brindis por los que sobrevivieron a los desastres.
  113. Un brindis por el tiempo que se llevó nuestros recuerdos.
  114. Un brindis por ese impulso que me lleva a revisar mil y un veces si me has escrito un mensaje.
  115. Un brindis por los problemas que se arreglan sólo con un beso.
  116. Un brindis porque pretendía escribir 365 brindis, pero me ha sido imposible.
  117. Un brindis porque, a pesar de ser un año difícil, fue un buen año.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Aún no es el final.

Un proverbio indio dice: "Al final todo saldrá bien, y si no sale bien, es que no es el final."
Parecía que había llegado el final. El final no visto como algo catastrófico, sino como el clímax, la cumbre. 
Parecía que todo iba a salir bien después de todo este año desastroso, después de esta montaña rusa repleta de giros de 180 grados.
Fue una ilusión, un final irreal, aparente. 

viernes, 26 de diciembre de 2014

Nadie salvo tú puede aceptarte. Los demás pueden pensar lo que quieran. Que eres muy alta, muy baja, muy gorda, muy flaca, muy guarra, muy santurrona. 
Pero ellos sólo son los demás, y tú eres más grande que todos ellos juntos. 
El número de personas cuya opinión te importa debe ser mínimo. Hace unos cuantos meses, admito que el mío contaba con bastantes sujetos. Pero llega un momento en el que te pones a pensar en esas personas, a pensar de forma real, por encima de lo que se supone que debes pensar sobre ellos. En cómo son en realidad, en si realmente puedes confiar en ellos, en lo malo y lo bueno. 
Mi número se ha visto reducido a tres personas. A tres.
Todos los demás, no importan.
Puede que con ellos pases un buen rato, que te rías, que te diviertas. Si no están entre las personas cuya opinión te importa, no pueden tener influencia sobre ti.
Pero si ni uno mismo se acepta, de poco sirve hacer la lista. 


jueves, 25 de diciembre de 2014

El tiempo no sabía que iba a detenerse con tan sola una sonrisa tuya. No sabía que se aceleraría por el trueno que produjo el choque de nuestros labios. No sabía que encontraría un final en las manchas negras que son tus pupilas o en aquella murada furtiva entre arrebatos de lujuria.
Pasa rápido cuando somos todo manos, que forcejean con los bordes la ropa, que juguetean con el primer botón de la camisa y amenazan con mostrar la esquina de tu clavícula.
Se consume despacio, lentamente, cuando me abrazas y llevas mi cabeza a tu pecho, y entre caricias me descubro concentrada en unos latidos que ahora marcan el ritmo de mi prosa.
Porque más rápido o más lento transcurre el tiempo entre la linea de tus pestañas, entre las vetas verdes de tus ojos, para acabar en cada parpadeo y renacer cuando pronuncias mi nombre.
Qué es el tiempo, entonces, si al estar contigo no hay forma de contar los segundos, los minutos, o estos casi cien días.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Es curioso como la inspiración ha hecho alarde por su ausencia. Incluso tú, que me inspirabas con cada beso, no has logrado que las musas vuelvan. No te culpes, es cosa mía. He dejado abandonados a mis personajes, a mis historias, a mis relatos. Es el precio que hay que pagar por la inconstancia literaria.
Ahora que tengo quince días por delante, con veinticuatro horas relativamente libres cada uno, me encuentro con que ni Calíope, ni Erato, ni Talía quieren perdonarme por mi larga ausencia.
Esperaré al milagro de las cuatro de la mañana.
"An unexplainable and extraordinary even that happens around 4 a.m. where sleep deprivation erodes your internal censors and allows you to come out of yourself and create something amazing."

lunes, 1 de diciembre de 2014

¿Se supone que uno aprende de todo esto? ¿Qué es así como uno debe ver la vida?
Dicen que cosechas lo que siembras. Que si te esfuerzas lograrás todo y más.
Pues yo me esfuerzo y no logro nada e incluso menos.
De cinco a nueve, de lunes a viernes. Domingos incluidos y sábados salteados.
Y no es suficiente.
¿Sabéis lo que es eso? ¿Qué me siento una inútil que a la hora de la verdad no lo demuestra? ¿Qué a estas alturas es como estar perdiendo el tiempo porque para qué si no vale?
¿Y si soy yo el problema?
¿Y si todo se reduce a que no sirvo, a que no soy capaz?
¿Para qué seguir si no es suficiente?