viernes, 3 de abril de 2015

Háblame, 
abrázame, 
agárrate a lo poco que queda de mí después de tanto incendio.
Entérate ya de que ahí fuera no hay nadie ni nada que me asuste.
Lo único que me da realmente miedo es que un día te marches.
Porque aquí dentro ya has plantado bandera,
has izado tu vela en mitad de la tormenta.
Ya lo has conquistado todo.
Te quiero,
como no he sabido querer a nadie.

SM

No hay comentarios:

Publicar un comentario