sábado, 14 de noviembre de 2015

XV

Hoy soñé contigo y no te lo dije
porque estoy convencida
de que en el mismo momento en que te lo diga
el sueño será realidad.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Hoy te veía en todas las nubes del cielo. Te veía en todas partes. Fuera donde fuera, vaya donde vaya, allí estabas tú, tan ausente que dolía. Si supieras todo lo que te he pensado tan sólo durante el día.Me quedan apenas unos segundos de ti que guardo celosa entre los dedos. Cierro los ojos y me esfuerzo en recordarlo todo. Te repito, una y otra vez; no te quiero olvidar.
Hoy te oía en cada golpe de ola. La canción, tu nombre.
Hoy pensé en todas las maneras posibles de dar marcha atrás y evitar cualquier tipo de conversación, evitar responder o simplemente decirte que sí.
Ayer activé la autodestrucción, hoy sigo esperando a que llegue.

He activado la autodestrucción a falta de pocos minutos para la mitad de la media noche.
Cuántas veces he previsto este momento.
Aún siento que no te he perdido, que me quedan contigo unas horas más, no creas que se nos ha acabado el hilo.
He activado la autodestrucción, sístole marcando la cuenta atrás, diástole tratando de detenerla.
¿No lo sientes tú también, que aún no se ha terminado?

jueves, 5 de noviembre de 2015

XIV

Si tuviera el coraje de decirte
todo lo que aún no te he contado,
todo lo que aún no te he confesado
todo lo que aún no te he dicho.
Si fuese lo suficientemente valiente
para dar un paso en el vacío
y atreverme,
en un acto injustificable de locura,
a impactar contra tus rocas
y quedarme encallada,
y no soltarte nunca.
Nunca.

Si supieses la de veces que he soñado contigo
y me he despertado
convencida
de que podía
pronunciar tu nombre de pila
y nadie sabría de quién estaría hablando,
con quién había estado soñando,
en quién había estado pensando
hasta caerme dormida.

Pero tanto tú como yo sabemos que no tengo ni el coraje
ni la valentía
para precipitarme hacia lo más profundo de ese vacío
porque sencillamente
siento un miedo
injustificable,
implacable,
de la luz que sale de  los más profundo de ese vacío
después de haberme acostumbrado
a la oscuridad que me envuelve.