miércoles, 27 de enero de 2016

XVI

Estalló en mis escombros.
Ya no quedaba nada por destruir,
estalló igualmente
(por si quedaba algo en pie).
Estalló y se quedó
con la caricia colgando del labio
a punto de precipitarse,
deborarse,
de extinguirse.
Explotó y acabó con todo a su paso,
yo incliuda,
es culpa mía
por estar en su camino
intentando ser un obstáculo.
Explotó y se quedó
con un adiós colgando del labio,
como si sirviese de despedida,
como si valiese para algo,
o por lo menos valiese la pena.
Reventó. Detonó.
Escoge el sinónimo que quieras.
Tal vez implosionó,
-muy dentro de mí-
destruyó mis ruinas
(ya no soy ni eso).
Implosionó y se quedó...
...se quedó en nada,
ni camino,
ni obstáculo,
ni media caricia,
ni casi adiós.